sábado, 19 de mayo de 2018

1081


Lo más sorprendente de la escuela es que funciona. Se propone como vehículo para socializar, uniformar y adoctrinar a la población y lo consigue; los niños entran a ella como una bandada de gorriones y años después salen en perfecta fila de a uno.