jueves, 17 de mayo de 2018

1065


Curiosamente, Elena Garro apenas habla en estas memorias de sí misma…, aunque sí que nos traslada lo que los demás opinan de ella, que no suele ser muy bueno, pues la tachan de histérica, caprichosa, loca, mentirosa… Estas acusaciones me han hecho recordar el ensayo de Elena Poniatowska, Las siete cabritas, en el que ofrece retratos de Garro y otras seis mexicanas, y señala que es común en el mundo artístico, de por sí masculino y masculinista, recibir a las mujeres de talento con esos calificativos.