lunes, 14 de mayo de 2018

1058


Cuando a Roberto Rossellini le salía una escena demasiado perfecta y acabada, la cortaba y la rodaba de nuevo para que le saliera natural e imperfecta.