domingo, 13 de mayo de 2018

1052


¿Os podéis creer que esta tarde se me ha caído un huevo al suelo y, milagrosamente, no se ha roto? Esto significa sin duda que vienen buenos tiempos y voy a recuperar las ganas de juguetear en la boca con el hueso de las palabras.