viernes, 11 de mayo de 2018

1046


A los que me seguís llamando Alberto a sabiendas de que odio mi antiguo nombre de esclavo eusko-español, qué ganas tengo de hundir vuestras cabezas en el agua hasta que aprendáis a decir Batania.