viernes, 11 de mayo de 2018

1040


Unamuno sostiene que no existe música mala. Lo escribe en su Diario íntimo:
Entre los dones que debemos a la Bondad de Dios es uno de los mayores el de la música. No hay música mala. Hay obras literarias malsanas, impías, desoladoras; hay cuadros que excitan a la concupiscencia. La música es según se la recibe. En un alma pura toda música produce sentimientos de pureza.
En defensa de Unamuno hay que decir que en su época no tuvo que sufrir engendros de la eslora de Mecano, Hombres G, La Oreja de Van Gogh, David Bisbal o David Bustamante. Si los hubiera sufrido, os juro que ni con una pistola en la espalda habría escrito estas líneas.