miércoles, 9 de mayo de 2018

1024


Dice Carson McCullers en su autobiografía que su hermano y ella, cuando eran pequeños, acostumbraban a subirse a los árboles y que “varias veces hubo que llamar a los bomberos para volver a bajarnos”. Es la suerte de pertenecer a una familia de clase media-alta. Si hubiera pertenecido a una familia rural y de clase baja como la mía, la previsión de la somanta de palos que te iban a dar tus padres en el caso de que no supieras bajar, te obligaba a aprender a hacerlo por ti mismo por la cuenta que te traía.