miércoles, 9 de mayo de 2018

1022


Descubro que la expresión “mearse en su tumba” es menos figurada de lo que parece. Cuenta Papini en su diario que el cuerpo destrozado de Mussolini, sepultado en Mussoco, tuvo que ser desenterrado y llevado a un lugar secreto porque la gente acudía a orinar sobre la tumba del dictador.