viernes, 20 de abril de 2018

956


Escribe Lichtenberg:
Se parecía a Alejandro por la cabeza ladeada, a Cervantes por la bragueta siempre abierta y a Montaigne por no saber sumar, ni con números ni con centavos.
¿Cómo es eso de que Cervantes andaba con la bragueta siempre abierta?