jueves, 26 de abril de 2018

983


Nunca nos hizo falta
una cama
para pasar de las palabras
a las onomatopeyas.