lunes, 23 de abril de 2018

963


Igualmente debo recordar, a los muy preocupados de que España lleve casi treinta años sin Nobel de literatura, o a los que se quejan de que Federico García Lorca sea el único español contemporáneo publicado por la prestigiosa Bibliothèque de la Pléiade de Gallimard, que Mario Vargas Llosa, aparte de peruano, se nacionalizó español en 1993, y que tanto su ingreso en La Plèiade como su Nobel le han ocurrido luciendo ya la nacionalidad española.