miércoles, 18 de abril de 2018

938


Siempre había considerado licencia poética este fragmento de Salustio, en La conjuración de Catilina, cuando Catilina arenga a sus partidarios de esta manera, el subrayado es mío:
¿Qué mortal que tenga los redaños de un hombre puede aguantar que a ellos les sobren riquezas para tirarlas en edificar en el mar y en allanar montes y que a nosotros en cambio no nos llegue el patrimonio familiar ni siquiera para lo necesario?
¿Estaban tan adelantados los romanos en lo técnico como para edificar en el mar y allanar montes? Viendo el estupendo documental sobre el Imperio Romano de la historiadora Mary Beard (AQUÍ), empiezan a entrarme las dudas: en él se dice que los romanos del imperio deforestaron tantos bosques, explotaron tantas minas y tantos recursos que la atmósfera experimentó un aumento del nivel de metano como no se había visto hasta entonces, al menos por razones humanas, y como no se iba a volver a ver en el mundo hasta mil años después.