jueves, 12 de abril de 2018

924


Ya Vauvenargues se quejaba del dinero que se gastaba en lo superfluo mientras que la obra de Pascal se podía adquirir por solo ¡un franco!