lunes, 19 de febrero de 2018

764


El segundero del pobre se mueve al mismo ritmo que el del rico… ¡y eso que el rico compró el reloj más caro del mercado!