domingo, 18 de febrero de 2018

751


Sé que mi escritor está en el estómago, pero cuando trato de llevarlo del estómago al cerebro… ¡cuántas fugas!