martes, 13 de febrero de 2018

690


Leí tanto Poeta en Nueva York que lo maté. Leí tanto a Balzac y Umbral que los maté. Pero por más que leo Los miserables y trato de matarlo, esta obra siempre descubre una forma de sobrevivirme.