lunes, 12 de febrero de 2018

689


¡Un mundo en el que yo no existiera ni pudiera pensar en mí mismo, pero en el que se me tuviera reservada una butaca semoviente de voyeur, oh qué maravilla!