lunes, 12 de febrero de 2018

685


Borré las entradas en las que arremetía contra los madrileños. No tengo que hacer eso. Porque además yo tampoco me he entregado nunca a ellos, he vivido en siete lugares distintos de Madrid y solo he tenido relación real con una vecina, María, cuando vivía en Noviciado, y era una vecina de mi clan, tan torcida como yo, la única a la que no le asustaba mi soledad ni mi travestismo, por lo demás llevo catorce años viviendo como un eremita. ¡Entrégate a Madrid de una vez, Batania, y solo entonces te ganarás el derecho a denunciarla!