domingo, 11 de febrero de 2018

681


Hoy he soñado que me enamoraba de una chica que se llamaba Anna Purna, os lo juro, jajaja, ¡Annapurna! Me encontraba en una fiesta solidaria o de reivindicación política, y ella quería convencerme para que me uniera a la lucha saharaui y al final me dio su tarjeta, donde leí el nombre y apellido que ya he dicho: Anna Purna. Quizá ese nombre haya salido en mi sueño porque lo habré visto en algún nick de las redes sociales, ¡pero qué casualidad que haya salido precisamente ese, yo que soy de enamorarme de mujeres inalcanzables, mujeres-imposibles-de-escalar! Ya escalé dos Annapurnas (Iratxe & Natalia) y sigo cogiendo fuerzas para llegar a la tercera cima.