viernes, 9 de febrero de 2018

659


Noto que en la entrada anterior he escrito “mi obra”. Doscientos latigazos me merezco. No se puede decir “mi obra” hasta escribir diez libros. Mientras se llega a ese número se debe decir “mis engendros” o, como dicen los americanos del realismo sucio, “mi mierda”.