viernes, 9 de febrero de 2018

657


El problema de la poesía española es que ha sido demasiado respetuosa con su tradición: aquí no ha habido un Rimbaud, un Baudelaire, un Lautréamont, aquí hasta el surrealismo se volvió una postal bonita y ya nos hemos cansado de esperar a ese poeta lleno de furia que venga con ganas de pegarle fuego al idioma. En América sí que ha habido poetas de ese tipo. ¿Es que los poetas americanos son mejores? ¿Era mejor Huidobro que Antonio Machado? ¿Tenía más talento Vallejo que Juan Ramón Jiménez? ¿Era Lorca inferior a Neruda? Yo no creo nada de eso, me parecen poetas todos del mismo tamaño cuya diferencia básica es la valentía. Llegada la hora del poema, sucede que tanto Neruda como Vallejo como Huidobro como Girondo como Nicanor Parra se atreven