jueves, 8 de febrero de 2018

650


A veces me levanto optimista. Sí. Abandonaremos el modelo francés y adoptaremos el modelo suizo: el idioma vehicular de Galicia será el gallego, el de Euskadi el euskera y el de Catalunya el catalán. Habrá dos capitales de España, Madrid y Barcelona, y crearemos una confederación ibérica con Portugal. Castilla renunciará a homogeneizar España con la historia UNA, la lengua UNA y la cultura UNA, y se obligará por ley a que los alumnos españoles realicen cinco viajes al extranjero y aprendan tres idiomas internacionales antes de los quince años. Aparte de eso, se fomentará la bisexualidad, el individualismo y las religiones que no prometan una vida ultraterrena. Y el primer artículo de la nueva constitución comenzará así: “España está constituida por 45 millones de naciones, una por cada habitante...”.