jueves, 8 de febrero de 2018

647


Y luego se quejan de la corrupción. ¡Pero cómo no va a haber corrupción si la esencia de Madrid es el amigotismo, si la institución sagrada del madrileño es el amiguete! ¡Dónde se ha visto que un árbol con las raíces podridas haya dado frutos honrados!