martes, 6 de febrero de 2018

632


Eso que ha hecho Canadá, lo de modificar la letra de su himno para eliminar su lenguaje sexista, no consigue engañarme: los que consideramos a los himnos patrióticos como una de las herramientas necesarias para garantizar la adhesión emocional a un territorio en el que has nacido por casualidad, efectuado con miras a uniformar a la población con un nosotros y un los demás subjetivo que separa a los seres humanos, seguiremos silbando todos los himnos nacionales, también el de Canadá.