jueves, 11 de enero de 2018

579


Siempre lo he esperado todo de mí y sigo esperándolo todo de mí. Pero con el paso de los años me doy cuenta de que mi ambición es un fin en sí misma: no necesito cumplirla pero no puedo vivir sin tenerla.