miércoles, 13 de diciembre de 2017

420


Se están perdiendo los insultos cariñosos dirigidos a los niños o adolescentes. Mi madre me llamaba insustancial y candajo; mi padre satélite y alicate. ¿Quién llama hoy a los niños así?