lunes, 4 de diciembre de 2017

329


Alerta Fernando Fernández en este artículo aparecido en Público (AQUÍ), de que el 60% de los campesinos y ganaderos franceses votaron a Le Pen en la primera vuelta de las elecciones francesas, y que España va camino de lo mismo. Pero yo no creo que se trate de un fenómeno nuevo sino de la acentuación de una tendencia de toda la vida. La ruralidad siempre ha sido racista y nacionalista: en el caso de Euskadi y Catalunya abrumadoramente independentista, y españolista en el resto de España. Y a la permanencia de esta xenofobia han ayudado siempre los intelectuales, tan horacianos ellos, que con su menosprecio de Corte y alabanza de aldea han depositado las esencias de la nación en lo rural. ¡Cuánto daño ha hecho esa creencia según la cual el vasco de verdad es el vasco de caserío, el catalán el de masía, o el español el de campo!