miércoles, 6 de diciembre de 2017

357


En "Juventud, egolatría", Baroja ofrece una visión muy personal de su patriotismo:

Yo quisiera que España fuera el mejor rincón del mundo, y el País Vasco, el mejor rincón de España.
Es éste un sentimiento tan natural y tan general que no vale la pena de explicarlo.
El clima de la Turena y de la Toscana, los lagos de Suiza, el Rhin con sus castillos, todo lo mejor de Europa, lo llevaría por mi voluntad entre los Pirineos y el Estrecho. Al mismo tiempo desnacionalizaría a Shakespeare y a Dickens, a Tolstoi y a Dostoievski, para hacerlos españoles; desearía que rigieran en nuestra tierra las mejores leyes y las mejores costumbres.