miércoles, 6 de diciembre de 2017

360


El colmo de la hagiografía es prohibir un futuro mejor. Sucede cuando Cervantes dice que la batalla de Lepanto, en la que perdió el brazo, fue “la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes y esperan ver los venideros”; o cuando Pep Guardiola dice que “Messi es el mejor jugador que he visto y que veré”; o cuando la inscripción de la estatua de Michael Jordan en el Chicago Stadium reza: “El mejor que hubo. El mejor que habrá”. ¡Valiente fantasmada la de obligar al futuro a arrodillarse ante el pasado!