lunes, 4 de diciembre de 2017

331


Dice Cioran en El ocaso del pensamiento que la inspiración viene cuando estás tumbado o te hallas en posición horizontal. Pero Flaubert sostuvo que venía cuando estabas sentado y Nietzsche que venía cuando estabas de pie o te hallabas caminando. Supongo que los tres tenían razón en su caso concreto y se equivocaban al erigir esa experiencia en ley general.