lunes, 4 de diciembre de 2017

335


Dice Bertrand Russell en una de sus Respuestas:
Quien aguarde esperanzado el día en que sea posible abolir la guerra, debe pensar seriamente en el problema de satisfacer de una manera inocua los instintos que hemos heredado de innumerables generaciones de salvajes.
Esas maneras inocuas no pueden ser otras que los deportes, el cine, la música, la televisión, los videojuegos y la literatura. Por eso digo que celebro los Rimbaud en la literatura y los detesto en el gobierno.