sábado, 16 de diciembre de 2017

437


Al egoescritor le basta dar una vuelta sobre sí mismo para saber la parte del mundo que quiere conocer.