viernes, 8 de diciembre de 2017

369


A mis gatos les basta una mosca para ser felices, pero desde que llegó el frío han empezado a escasear y las pocas que quedan son moscas aleladas, indefensas, tan disminuidas por la baja temperatura que a mis gatos les basta hacer ¡zas! para cazarlas a la primera. ¡Así ya podréis!