viernes, 15 de diciembre de 2017

426


Claro que a veces pienso: ¿lo que me sucede no lo resolvería un psicólogo o un psiquiatra? Es famoso lo que dijo Rilke para negarse al psicoanálisis: “Si me quitan mis ángeles malos, temo que se me vayan los buenos”. ¿Y si resuelvo mis desórdenes psíquico-sexuales y luego ya no escribo buenos poemas de amor? Prefiero no arriesgarme: para mí la literatura es desde hace tiempo lo más importante, además de lo único.