lunes, 11 de diciembre de 2017

401


El alegrismo de Frida. Era una lagartija de quince colas que hacía bromas a todo el mundo. Un día fue adonde Henry Ford, famoso antisemita, y le preguntó: “¿Es cierto, señor Ford, que usted es judío?” Mujer rabiosamente sexual que disfrutó de un gran amor (Diego Rivera) y múltiples amoríos, dejó este ars vitae: “Mi visión de la vida es hacer el amor, darme un baño y hacer el amor otra vez”. Cuando supo que iba a morir, dejó un sencillo mensaje de despedida en su último cuadro: “VIVA LA VIDA”.