martes, 14 de noviembre de 2017


Todavía existen futbolistas que piden a Dios que gane su equipo, pero yo no puedo concebir un Dios que se ponga a favor de un bando, y menos en algo tan importante como un partido de fútbol.