lunes, 27 de noviembre de 2017

302


Pero no está todo perdido. Hasta la postverdad, por muy independiente que se crea, sufre ataques repentinos de ética y trata de parecerse en cuanto puede a la verdad de verdad.