martes, 14 de noviembre de 2017


Ahora que ha comenzado el frío, mis gatos se disputan el calor del portátil cada vez que lo cierro. Aquí tenemos a Kobe impidiendo físicamente que el escritor neorrabioso continúe con sus engendros.