martes, 17 de octubre de 2017


De la simple diferencia hacen esencia, de la esencia identidad y de la identidad frontera: éste es el recorrido habitual por el que lo grato se convierte en ingrato. Porque el problema no son las diferencias ⇒son las fronteras.