miércoles, 8 de marzo de 2017


Sobre la antidemocracia de las mayorías. Quien gana con el 51% de los votos no tiene derecho a imponer su voluntad al resto, mucho menos a desarrollar un aparato normativo que vaya minando al 49% hasta desaparecerlo. Las minorías no quieren concesiones graciosas sino que se les dé con justicia lo que representan. “Fulano no se mereció más que la parte más pequeña de la tarta”, bien, de acuerdo, pero dásela. ¡Lo que no puede ser es que el tipo que se mereció el 51% se quede con la tarta entera!