jueves, 27 de diciembre de 2012

TROYA LITERARIA (544): Gonzalo Rojas contra Braulio Arenas


LA CICATRIZ

Duelo con espada no mortífera, de acero quevediano,
en loor de algún poeta de esta edad de hojalata.


Dios pronto le dé ese premio
nacional a Braulio y el de Estocolmo si es posible
en un mismo collage para que acabe de una vez
con su rencor de payaso pobre, total el circo
es grande y translaticio, y la carpa
da para todos los de la jaula chillante; lo
doloroso es lo inexorable de Las Coéforas: – “Digo que los muertos
matan a los vivos”, y esto es lo que se cumple
en el carrousel, ¿quién no se acuerda de la Bombal
amortajada que sin decirlo se lo viene este invierno sucio diciendo
....a todos los transeúntes
hacia la inmortalidad en la subasta: la inmortalidad
no se transa desde el azogue?

Amurrado en su murria no la oye el sofómano
Braulio, el heterolálico
Braulio cuya acalculia
nunca hará de él a un novelista, incluida La Endemoniada
de Santiago, sí un poeta
premiable, acatafásico gracias a la acroestesia
de la que no es culpable por mucho que aborrezca
cronófobo a los relojes y los destruya; otros pacientes
son coprófagos además.

Él no, él sabe la hora, sólo que la adelanta
mosca azul y tanatofobia, ni es figurón
tan feo como se autodice ni tan católico ni
tan sentimental ni chileno tanto, ni
para qué exagerar hollejo de uva de La Serena desde
donde vino tan
imaginativo y sensitivo, ni vamos a decir por ejemplo que
por no haber agarrado mujer
bíblica sea un travestista más
autoerótico en su espejo.

Dios todavía le dé hijos, los vea grandes
y hermosos, lo haga vivir
con la bolsa llena hasta el dos
mil trece, ¿qué son cien años
para este santo cuyos yerros no pasan de
pequeños desequilibrios?; tenga largos
el nacional y el nobel, todos los premios
por los que tanto penó.

.......................................Del tiro
que ayer me quiso asestar en la nuca lo perdonen
Dios y la Bombal, ríase Sartre de eso; tanto es lo
que lo quiero a mi Braulio
gracioso a quien le di de comer y de bailar que hasta esa bala
es apenas una blanca
cicatriz.

..........................................................................................1980

Léxico psiquiátrico: Sofomanía: Delirios de omnisciencia. Heterolalia: El que al hablar dice palabras que no pensaba decir. Acalculia: Incapacidad para contar; generalmente es el resultado de una lesión cerebral. Acatafasia: Trastorno del lenguaje que consiste en no poder traducir en palabras lo que se está pensando. Acroestesia: Hipersensibilidad en las manos y los pies. Chronofobia: Miedo mórbido al tiempo, que se encuentra en ciertas dolencias mentales. Tanatofobia: Miedo mórbido de morir. Murria: Especie de tristeza y cargazón de cabeza que hace andar cabizbajo y melancólico al que la padece (Real Academia Española.)


GONZALO ROJAS, Metamorfosis de lo mismo, Visor, Madrid, 2003, págs. 62-64