jueves, 27 de diciembre de 2012

ANECDOTARIO DE ESCRITORES (675): Raúl Rivero consigue salir de Cuba gracias al apoyo, entre otros, de García Márquez


JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ: ¿Qué opinas de la relación de amistad y apoyo de García Márquez a Castro?
RAÚL RIVERO: Es muy extraño y curioso lo de Gabriel García Márquez, un hombre demócrata que se ha movido por la isla y sabe muy bien lo que pasa. Tiene que ver con esa idea tan telúrica y americana de la amistad. Yo sé que García Márquez me apoyó para que saliera de la cárcel y también apoyó a otra gente como Norberto Fuentes, a quien fue a buscar en un avión del Gobierno mexicano. Y a Heberto Padilla también. Y a otras personas que no son escritores. Es sin duda un comportamiento el suyo muy extraño, muy complejo.

JLG: ¿Cómo concilia Gabriel García Márquez su amistad con Fidel Castro y al mismo tiempo buscar tu liberación?
RR: Yo creo que es por amistad. El colombiano Plinio Apuleyo Mendoza es muy liberal y sigue siendo muy amigo, el mejor amigo quizá, de Gabriel García Márquez, que a su vez es amigo de Castro. Me hubiera gustado escribir su encuentro. Le estoy muy agradecido pero me impactó aquella foto de Gabo abrazando a Fidel. Plinio debe estar en Madrid. Es íntimo de Gabo desde niño. Escribió El olor de la guayaba, el mejor estudio de G. Márquez. Viajaron por los países socialistas en un coche alquilado. La mujer de Gabriel, Mercedes, le critica, ella es una mujer muy de izquierdas. Es colombiana. Pero Gabo si ataca a Plinio dice “es mi amigo y mi compadre”. De Castro dirá lo mismo. Algún día escribiré de ello. Me llamó por teléfono un día y me dijo: “Que viva Fidel”. Y yo le dije: “Sí, sí, pero que viva muy lejos”. Aunque lo de la foto abrazando a Fidel me ha creado un conflicto, porque la gente se ha indignado. Es una situación compleja, porque Gabo me ayudó a salir de la cárcel y de Cuba
.
..
JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ, Gente rara: conversaciones y semblanzas, Sial ediciones / Leer, Madrid, 2009, págs. 464 y 465
.