miércoles, 25 de marzo de 2009

Test para saber si eres poeta

.
.
Batania, ojo neorrabioso, al darse cuenta de que muchas personas están tirando su vida en trabajos de mala laya sin saber que en realidad son poetas; viendo en ello una rémora para la república de las letras; creyendo saber, después de un año rodeado de ellos, cuáles son las características especiales que les adornan, y habiendo concluido que estas cualidades no tienen nada que ver con la sensibilidad, las lecturas, el talento o el trabajo sostenido, ha compuesto este sencillo test de once preguntas para que todo el mundo pueda saber, sin posibilidad de fallo, la cantidad de poeta que lleva dentro.


1. Un compañero de trabajo te pide en la cena de fin de año que le acerques la sal:

a) Se la paso directamente.
b) Se la paso con extrañeza.
c) Me quedo intrigado: ¿por qué me la ha pedido a mí? ¿Qué interés habrá detrás? ¿Estará pensando en pedirme dinero?

2. Al fondo del bar, dos desconocidos hablan en voz baja:

a) ¿Sí? Ni me había fijado. Como que están a nueve mesas de la mía.
b) No le doy más importancia, aunque les miro de vez en cuando.
c) Estos tipos me dan mala espina. Juraría que me están mirando. Estoy casi seguro de que hablan de mí.

3. Alguien te habla bien de un amigo tuyo:

a) Me alegro y le doy nuevos detalles para reafirmar y mejorar su buena opinión.
b) Me molesta un poco, pero me callo.
c) ¿Javi? Bueno, bueno. No es oro todo lo que reluce. Ahora mismo te cuento...

4. Logras el tercer puesto en el campeonato de bolos de tu pueblo:

a) Lo disfruto y no le doy más importancia, porque presumir es de mal gusto y, además, sólo se presentaron cuatro.
b) Se lo cuento a mi novia exagerando un poco.
c) Llamo a mis familiares, a mis amigos, paro por la calle a los desconocidos... Nadie daba un duro por mí, le digo nueve años después al nuevo novio de mi hermana, pero en aquel Mundial, no es por presumir, yo...

5. Alguien te dice que no le gusta Bruce Springsteen, tu cantante favorito:

a) Bueno, para gustos están los colores.
b) ¿No te gusta Bruce? Qué extraño...
c) Límpiate la boca antes de hablar mal de Bruce, ¿eh? Bruce es lo más grande, ¿me oyes?

6. Te ponen una multa de tráfico:

a) La pago inmediatamente, porque en qué cabeza cabe aparcar en triple fila delante de un hospital.
b) No la pago, porque igual hay suerte y la multa se pierde en algún despacho.
c) Llamo a mi abogado. La recurro. Amenazo con acudir al Constitucional, a Estrasburgo. Éstos se van a enterar de quién soy yo.

7. El ayuntamiento de Móstoles convoca unas oposiciones que te interesan:

a) Me apunto a una academia y comunico a mi novia que a partir de ahora sólo podemos quedar los jueves por la tarde. Me pongo a estudiar inmediatamente.
b) Comienzo a estudiar, pero sin prisa. Me entero de los trucos para aprobar.
c) ¿Móstoles? Pero..., ¿no es Patricia la cuñada del alcalde? ¡Ahora mismo la llamo!

8. Un amigo te hace algún reproche con delicadeza:

a) Le escucho porque creo que tiene algo de razón, sobre todo en lo de abandonar las drogas, dejar de insultar a mi novia y no pedir dinero a mis amigos.
b) No me sienta bien y tengo ganas de contestarle, pero no lo hago por desidia.
c) ¿Quién cojones eres tú para decirme nada, majadero? ¡Qué manía esa de juzgar a las personas! Lo que tienes es mucha envidia, eso es lo que tienes.

9. Se comete una injusticia con uno de tus compañeros de trabajo:

a) Te solidarizas con él. Montas un escándalo. Unes a los demás compañeros en su favor.
b) Le das tu apoyo en privado, pero no haces nada para no perjudicarte.
c) Que cada palo aguante su vela. Ni que fuera yo la madre Teresa de Calcuta. Las empresas privadas siempre han hecho y harán lo que les dé la gana.
.
10. Te viene a estrechar la mano una persona con la que tuviste un problema en el pasado:
.
a) Se la das encantado, porque el asunto se refería sólo a un penalti que fingió en la final del torneo de futbito de 3º de EGB, y de eso ya hace treinta años.
b) Se la das a regañadientes.
c) ¡Fuera de mi vista, hipócrita! ¡Primero me destrozas la vida, y luego vienes a darme la mano!

11. Vas conduciendo a las tres de la mañana y te sale al paso la víctima de un accidente:

a) Me paro inmediatamente, porque el accidentado está cubierto de sangre y hay una mujer embarazada dentro del Renault Clio.
b) Paso de largo pero después aviso a una ambulancia.
c) Acelero y no me preocupo porque, evidentemente, el que pide ayuda es el ladrón, la que hace de embarazada su cómplice, y la sangre que chorrea es de pega, se la han comprado en un chino de todo a cien. ¡A mí me van a engañar, ja!


RESULTADOS:

MAYORÍA DE AES: No eres poeta ni falta que hace. Si alguna vez te ha dado por escribir versos, abandona la idea, amigo, porque nunca se supo de un alma de cántaro que los escribiera buenos. No cambies de trabajo. No quieras saber nada de poetas. Aléjate de ellos, aún estás a tiempo.

MAYORÍA DE BES: Ni chicha ni limoná. Tienes cosas de poeta y de no poeta a partes iguales, y eso sólo da para escribir versos aguachinados, donde lo que se gana por un lado se pierde por el otro. Te recomiendo que acentúes el sinvergüenza que llevas dentro, si quieres ser poeta, o que te apuntes a una ONG, si no tienes mayor interés por el verso.

MAYORÍA DE CES: Eres un poeta con todas sus letras. Abandona inmediatamente tu trabajo, donde vives como un apestado y hasta te habían hecho creer que eras mala persona, y apúntate al gremio de poetas, donde todos celebrarán tus cualidades especiales como si fueran el non plus ultra de la genialidad. Te felicito: estás llamado a grandes cosas.
..